Reflujo vesicoureteral (RVU)

El reflujo vesicoureteral (RVU) se define como el paso retrógrado no fisiológico de la orina desde la vejiga al uréter. La importancia clínica del RVU en los niños ha sido determinada por su asociación con la presencia de infecciones urinarias a repetición y el posible establecimiento de un daño renal crónico que conduzca a la progresión de insuficiencia renal. Las malformaciones renales, y entre ellas el RVU, siguen siendo la principal causa de Insuficiencia Renal Crónica en el niño. Por tanto, el manejo cuidadoso de estos pacientes a largo plazo es una pieza clave en políticas de prevención de la insuficiencia renal terminal.

Diagnóstico

No existen síntomas clínicos que nos hagan predecir la presencia de un RVU, por lo tanto su diagnóstico se realiza mediante la realización de una cistografía.

  • Indicaciones de estudio.
  • Diagnóstico radiológico del RVU.
  • Modelos para valorar el daño renal.
  • Valoración funcional de la nefropatía de reflujo.
  • Valoración de la función vesical.
Reflujo vesicoureteral (RVU)

Tratamiento para el reflujo vesicoureteral

La asociación del RVU con la existencia de infecciones urinarias y el riesgo de producir daño parenquimatoso renal con repercusiones funcionales a largo plazo han sido los hechos básicos sobre los que se ha fundamentado el abordaje terapéutico de esta patología en el niño. El tratamiento de los niños con RVU irá pues orientado a disminuir el número de infecciones urinarias y a conseguir minimizar la cicatrización renal y la pérdida del funcionamiento renal. El acercamiento a este objetivo se ha realizado desde dos vertientes: la corrección anatómico-funcional del reflujo mediante técnicas quirúrgicas, o bien el tratamiento conservador basado en medidas higiénicas generales y profilaxis antibiótica en espera de la resolución espontánea del problema.

La eficacia real de los diferentes planteamientos terapéuticos sigue abierta al debate, y no existe un acuerdo generalizado de cómo abordar el problema. Seguramente, diferentes estrategias pueden llegar a obtener resultados muy similares en cuanto a los dos objetivos principales de evitar infecciones urinarias febriles y progresión del daño renal. Nuestra propuesta terapéutica, contrastada con las recomendaciones de diferentes sociedades científicas, intenta acercarse a un planteamiento mínimamente intervencionista, pero evitando correr riesgos innecesarios.

De acuerdo con este planteamiento, el tratamiento del niño con RVU puede establecerse de forma secuencial, dependiendo de dos variables básicas:

  1. El grado de reflujo.
  2. La aparición de infecciones urinarias febriles.

Control y seguimiento

Los controles de los niños con RVU van dirigidos a comprobar la corrección del reflujo, la presencia de infecciones urinarias intercurrentes y el seguimiento de los pacientes que hayan desarrollado nefropatía de reflujo por sus posibles repercusiones sobre la función renal.

  • Para valorar la resolución del reflujo vesicoureteral RVU se programaran cistografías de control.
  • El control de las infecciones solo estará indicado en presencia de sintomatología específica; por tanto, no se aconseja realizar urocultivos seriados.
  • Se valorará la existencia de una nefropatía de reflujo, con pruebas de imagen y pruebas funcionales .