Cáncer de riñón

El cáncer de riñón se origina cuando las células sanas de un riñón o de ambos cambian y crecen sin control, y forman una masa llamada tumor cortical renal.

¿Cuales son los síntomas?

A menudo, el cáncer de riñón se detecta cuando una persona se hace una radiografía o un ultrasonido. En sus estadios tempranos, el cáncer de riñón no provoca dolor. Por lo tanto, los síntomas de la enfermedad suelen aparecer cuando el tumor se agranda y comienza a afectar los órganos cercanos.

Las personas con cáncer de riñón pueden experimentar los siguientes síntomas o signos:

  • Sangre en la orina.
  • Dolor o presión en el costado o la espalda.
  • Una masa o bulto en el costado o la espalda.
  • Hinchazón de los tobillos y las piernas.
  • Presión arterial alta.
  • Anemia, es decir, recuento bajo de glóbulos rojos.
  • Fatiga.
  • Pérdida del apetito.
Cáncer de riñón

Factores de riesgo del cáncer de riñón

  • Tabaquismo: Fumar tabaco duplica el riesgo de padecer este cáncer.
  • Sexo: Los hombres tienen de dos a tres veces más posibilidades que las mujeres de desarrollar cáncer de riñón.
  • Raza: Las personas de raza negra tienen tasas mayores de padecimiento de este cáncer.
  • Edad: El cáncer de riñón se observa típicamente en adultos y se suele diagnosticar entre los 50 y los 70 años de edad.
  • Nutrición y peso: Las investigaciones a menudo han demostrado una asociación entre el cáncer de riñón y la obesidad, generalmente causada por muchos años de consumo de una dieta con alto contenido de grasas.
  • Presión arterial alta: Los hombres con presión arterial alta, también llamada hipertensión, pueden ser más propensos a desarrollar cáncer de riñón.
  • Enfermedad renal crónica: Las personas cuya función renal se encuentra disminuida, pero aún no necesitan diálisis, pueden correr un riesgo mayor de desarrollar cáncer de riñón.
  • Diálisis a largo plazo: Las personas que han recibido diálisis durante un período prolongado pueden desarrollar quistes cancerosos en los riñones. Estas formaciones se suelen detectar en un estadio temprano y con frecuencia se pueden extirpar antes de que el cáncer se disemine.
  • Antecedentes familiares de cáncer.

Tratamiento del cáncer de riñón

vigilancia activa:

La vigilancia activa es eficaz en adultos mayores y pacientes con un tumor renal pequeño y otras enfermedades que hagan que la cirugía sea de alto riesgo. El médico, lo controla con pruebas diagnósticas y esto lleva o cambios en la conducta del tratamiento.

Cirugía:

La cirugía es la extirpación del tumor y de parte del tejido circundante sano durante una operación, y depende si el cáncer está localizado en el riñón o está expandido en los tejidos circundantes.

Nefrectomía radical laparoscópica:

Con esta cirugía se extirpa el tumor, todo el riñón, y los tejidos circundantes. La nefrectomía radical suele estar recomendada para tratar un tumor grande cuando no queda mucho tejido sano restante.

Nefrectomía parcial laparoscópica:

Esta cirugía se utiliza cuando el tumor es pequeño y está localizado dentro del riñón preservando la función renal y disminuye el riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica después de la cirugía.

Tratamientos para el tumor no quirúrgico

A veces la cirugía no está recomendada por las características del tumor o la salud general del paciente. En su lugar pueden recomendarse los siguientes procedimientos:

  • Ablación por radiofrecuencia.
  • Crioablación.
  • Quimioterapia.
  • Inmunoterapias.
  • Terapia angiogénica.