Testículo no descendido

¿Qué es un testículo no descendido?

Un testículo que no desciende (criptorquidia) es un testículo que no se trasladó a la posición adecuada en la bolsa de tejido que cuelga debajo del pene (escroto) antes del nacimiento. Por lo general, solo uno de los testículo se ve afectado, pero en aproximadamente el 10 por ciento de los casos afecta los dos testículos.

Un testículo que no descendió es poco frecuente en general, pero es frecuente en los bebés prematuros.

La gran mayoría de las veces, el testículo que no descendió se traslada a la posición adecuada solo, durante los primeros meses de vida. Si el niño tiene un testículo que no descendió y no se corrige solo, se puede reubicar el testículo en el escroto mediante una cirugía.

Testículo no descendido

Síntomas

El hecho de no ver o sentir un testículo donde uno esperaría que esté en el escroto es el principal signo de un testículo que no ha descendido.

Los testículos se forman en el abdomen durante el desarrollo fetal. Durante los últimos dos meses de desarrollo fetal normal, los testículos descienden gradualmente desde el abdomen a través de un conducto en forma de tubo en la ingle (canal inguinal) hasta el escroto. Con un testículo no descendido, ese proceso se detiene o se retrasa.

Cuándo se debe consultar con un médico

Un testículo no descendido se detecta típicamente durante el examen que se le hace al bebé poco después de nacer. Si el niño tiene un testículo que no ha descendido, pregúntele al médico con qué frecuencia deberá ser examinado. Si el testículo no se ha movido dentro del escroto para cuando el niño tenga 4 meses, es probable que el problema no se corrija por sí solo.

Causas del testículo no descendido

No se conoce la causa exacta del testículo no descendido. Una combinación de la genética, la salud materna y otros factores ambientales podría alterar las hormonas, los cambios físicos y la actividad en los nervios que influyen en el desarrollo de los testículos.

Complicaciones

Para que los testículos se desarrollen y funcionen normalmente, deben tener una temperatura un poco menor que la temperatura normal del cuerpo. El escroto ofrece este entorno más frío. Entre las complicaciones que conlleva un testículo que no está ubicado donde debería estar se incluyen:

  • Cáncer testicular. 
  • Problemas de fecundidad. 
  • Torsión testicular.
  • Traumatismo. 
  • Hernia inguinal. 

Tratamiento para el testículo no descendido

El objetivo del tratamiento es mover el testículo que no descendió a su ubicación correcta en el escroto. El tratamiento antes del año de edad puede reducir el riesgo de complicaciones de la criptorquidia, por ejemplo esterilidad y cáncer de testículo. Cuanto antes se lleve a cabo la cirugía, mejores serán los resultados; asimismo, se recomienda realizarla antes de que el niño cumpla 18 meses.

Cirugía Orquidopexia

La criptorquidia suele corregirse con una cirugía. El cirujano lleva con cuidado el testículo al escroto y lo fija en su lugar (orquidopexia). Este procedimiento se puede realizar con un laparoscopio o con cirugía abierta.

El momento en que el niño se someterá a la cirugía depende de muchos factores, como su salud y la dificultad del procedimiento. El cirujano probablemente recomendará llevar a cabo la cirugía cuando tu hijo tenga alrededor de 6 meses y antes de que cumpla 12 meses. Aparentemente, una cirugía temprana reduce el riesgo de complicaciones futuras.