Prepucio redundante

¿Qué es el prepucio redundante?

Los niños que sufren de prepucio redundante significa que la piel que existe en esta zona del cuerpo es más larga y abundante de lo normal, por lo que llega a cubrir todo o gran parte del glande en los momentos de erección. En otras palabras, los pacientes de esta alteración no cuentan con la retracción espontánea, por lo que el prepucio debe ser retraído utilizando diversos movimientos con roce para contraerlo.

Asimismo, el tener el prepucio largo no significa que sea fimótico, ya que a diferencia de esta, no existe la incapacidad de retraer este pliegue de piel por detrás del glande, pero este tejido sobrante si podría generar algunas dificultades durante el acto sexual, higiene genital y al orinar.

Prepucio redundante

Síntomas por prepucio muy largo

Si bien cada paciente puede manifestar una sintomatología diferente, existen ciertos rasgos frecuentes en la mayoría de los niños con prepucio redundante y entre ellos se destacan:

  • Presentan más olor debido a que se acumula una mayor cantidad de esmegma, la cual es una secreción blanquecina que se acumula en los repliegues y que si no se limpia adecuadamente puede favorecer el desarrollo de infecciones.
  • Sufren infecciones con mayor frecuencia.
  • Tienen hipersensibilidad en el glande.
  • Observan el glande totalmente tapado.
  • Su prepucio no se retrae por sí mismo durante las relaciones sexuales.
  • Generalmente, el chorro de la orina es más fino comparado al de otros niños.

Posibles complicaciones por tener prepucio largo

Los niños con el prepucio redundante pueden sufrir diversas complicaciones tales como:

  • Balanitis: Al provocar cierta dificultad en la higiene íntima, el prepucio redundante puede producir una gran inflamación e irritación del glande conocido como balanitis.
  • Parafimosis: Al forzar la retracción de la piel del pene se puede sufrir parafimosis, una alteración caracterizada por la imposibilidad del prepucio de volver a recubrir el glande luego que se retrae.
  • Fimosis: Se estrecha el orificio del prepucio impidiendo que pase el glande, es decir que no se puede retraer el prepucio y el glande no queda al descubierto, lo que a su vez podría ocasionar diversas alteraciones.

Tratamiento para el prepucio redundante

El prepucio largo necesita ser tratado por un especialista, por lo que se recomienda acudir a un centro médico de confianza. Si bien existen diferentes posibilidades, los médicos pueden recomendar al paciente una circuncisión o someterse a la prepucioplastia, dependiendo de cada caso particular.

La circuncisión es un procedimiento quirúrgico muy clásico que es empleado para acortar el prepucio y conseguir que el glande quede descubierto, ya sea de manera parcial o total.